Top

SITUACION SANITARIA ¿CÓMO SEGUIMOS?

Hoy en Santa Cruz no hay suficientes profesionales de salud para hacer frente a las altas demandas del sistema.  ¿Cómo llegamos a este nivel de complejidad? ¿Por qué no se pudo respaldar al sistema hospitalario en todo este tiempo? ¿Qué parte de responsabilidad nos cabe?

Desde marzo pasado,  los habitantes de Santa Cruz estamos en “cuarentena” dispuesta por el Ejecutivo provincial. Esta medida se dio, según explicaron repetidas veces,  para evitar el ingreso del virus en el territorio y  fortalecer el sistema de salud. A 7 meses de esa decisión, ¿Qué se pudo hacer, y en qué situación estamos?

 

Además de los cierres “temporales” de comercios, empresas, fábricas y de la prohibición de actividades sociales -con su implicancia económica y psicológica- la realidad nos muestra que el sistema sigue endeble, que los profesionales faltan, las políticas públicas fallan, y la buena voluntad,  muchas veces no alcanza.

 

El Consejo de Médicos de la provincia informó que en Santa Cruz más de 75 profesionales de la salud contrajeron Covid-19 y uno de los médicos falleció en este proceso. “Nos encontramos con médicas y médicos agobiados por una tarea fatigosa y extenuante, sin el descanso apropiado y con el sentimiento de no contar, en su justa medida, con el reconocimiento y la empatía consecuentes al compromiso adquirido en la lucha contra esta pandemia” relata el Dr. Pedro García, presidente del Colegio Médico de la provincia.

Despedida Dr. Casaro

 

 

En este marco, el Dr. García, revela que a la fecha hay muchos profesionales infectados y que “se sigue sobre exigiendo en tareas y responsabilidades al cuerpo médico, cuando no hay sistema que ampare estas decisiones. Los profesionales no tienen tiempo de recuperarse y psicológicamente están muy comprometidos”.

 

García  asegura que el problema fundamental es el recurso humano. “no alcanza, no hay suficientes médicos ni empleados de salud”. Lo mismo describen las enfermeras Villa y Fabre, ambas encargadas de distintos departamentos del Hospital Regional de Rio Gallegos, que recientemente renunciaron a sus funciones.

 

En el caso de Norma Villa su dimisión está motivada por “la falta de cumplimiento de los diferentes compromisos económicos acordados para el personal .en este punto, Villa es crítica de las distinciones ante la misma labor realizada, en términos de remuneración.

 

“Los auxiliares de enfermería, perciben un haber que ronda los $40.000, mientras que los enfermeros universitarios full time cobran aproximadamente el doble, siendo que ambos realizamos el mismo trabajo. Se entiende que el titulo otorgue diferencia pero solicitamos el mismo sueldo, ante la misma tarea”.

 

A menos de una semana de la renuncia de la jefa de Enfermería de la Unidad de Terapia Intensiva, ayer entrego su carta de renuncia al cargo la Licenciada  Yanina Fabre, titular del Departamento Enfermería. En la nota de 3 páginas,  Fabre expone la situación que afronta el sector: excesiva carga laboral, burocracia, falta de respuestas, y constantes demandas del departamento que nunca han sido subsanadas.

 

Fabre es clara: “No alcanzan 9 enfermeros para 24 pacientes”. Y suena lógico. Más cuando detalla los cuidados que requiere cada paciente, debido a la complejidad en su estado de salud. Y es determinante en cuanto a la toma de decisiones, cuando señala que “los pacientes fallecen en el tiempo que se pierde mientras se buscan enfermeros para cubrir y camas disponibles”.

 

La Licenciada menciona WOU que ha presentado en más de una oportunidad propuestas a los directivos  para afectar personal o realizar contrataciones. “Se ofrecieron todos los contactos y la logística necesaria para que los alumnos de la Universidad Nacional de la Patagonia Austral que cursaron Enfermería profesional completen sus prácticas desde mediados del mes de agosto y a la fecha, no hay respuestas”.

 

De igual forma, el Ejército Argentino retiró el 50% de la cantidad de enfermeros que colaboraban. Y los enfermeros que vinieron de Buenos Aires, solo se encuentran por 15 días. “La tasa de contagios en el personal es altísima, y un gran número de estos, quedan con secuelas por lo que no pueden trabajar posteriormente”. Otro dato que hace más preocupante el panorama.

 

Mientras tanto… el Ministerio de Salud de la Provincia de Santa Cruz

 

El Ministro de Salud, Dr. Claudio García indicó que se incorporaron al sistema de salud provincial 440 personas, el 36 por ciento  corresponde a enfermeros, el 15 por ciento a médicos y el resto a personal que tiene algún tipo de incumbencia en el sistema sanitario provincial.

 

En este sentido, el 6 de octubre, el secretario de Estado de Articulación y Monitoreo, Ezequiel Verbes hizo alusión a distintos aspectos relacionados especialmente con los insumos como así también al personal médico y de enfermería  cuando detallo que “desde Nación han colaborado con personal tanto de enfermería como médicos”.

 

Asimismo dentro de la estructura de la Red Provincial de Hospitales, informó que  se logró concretar el intercambio de profesionales en colaboración. “Llegaron a alivianar a los profesionales locales, 44 enfermeros,  25 médicos entre terapistas,  clínicos y epidemiólogos; y 4 bioquímicos . Esta colaboración fue provista promediando el mes de agosto, septiembre y continua a lo largo de octubre. De este modo, totalizan 75 profesionales, los cuales se suman a los 165 profesionales, personal de limpieza y maestranza que se han incorporado a la provincia desde el inicio de la pandemia”, remarcó.

“Se ha recibido colaboración de Nación, de las Fuerzas Armadas y otros hospitales de la provincia, en el Hospital Regional de Río Gallegos. Además se recibió capacitación en Zona Norte”, explicó Verbes a principios del mes de octubre.

 

 

Situación en Medisur

En la clínica privada Medisur no es muy diferente el panorama. Lo que llevaría a pensar que no es una cuestión de forma, sino de fondo. “El peor déficit en cuanto a recurso lo tenemos en enfermería”, señala uno de los responsables de la institución.

 

“El tema del recurso humano profesional es crítico en todo el país. Nos pasa los mismo con médicos: terapistas, no hay. Tiene que ver con una cuestión del stress que requiere este sector y de su relación con la remuneración”.

 

El staff de la clínica comparte profesionales y personal sanitario con el Hospital Regional, por lo que cuando hay bajas, repercute en ambas instituciones. Y a la hora de aplicar restricciones “es imposible definir estrategias o medidas restrictivas para todos los profesionales, porque cumplen funciones también  en el hospital”.

 

En cuanto a las posibles estrategias ante la situación, el directivo comenta que salieron a buscar a nivel nacional enfermeros y terapistas. “En el caso de los primeros, creemos que próximamente podremos sumar a la nomina a dos profesionales”.

 

Pero en el caso de médicos para terapia intensiva, es más complejo. Ya que los profesionales no eligen esta especialidad porque no les conviene económicamente, es difícil estar en un sector así, requiere un compromiso especial y el sueldo no es aliciente para soportar semejante stress”.

 

Ahora cerramos, porque no hay recurso. No conseguimos terapistas o médicos clínicos que puedan cbrir la Terapia Intensiva en ningún lugar del país.

MEDISUR tiene a la fecha dos áreas de terapia intensiva, una para enfermos COVID, que debido a la falta de personal está cerrada;  y la otra para pacientes sin el virus, que funciona normalmente y recibe a TODOS los pacientes de la localidad, para apoyar al sistema hospitalario, que se encarga SOLO de los pacientes con el virus.

 

Ayuda de Nación

El Ministro Ginés García dio aseguró que en los próximos días llegarían profesionales médicos a la ciudad para dar respiro al plantel saturado y apoyar al sector  profesional que se encuentre con mayores necesidades.

 

Y en la misma línea, aseguro que “claramente el déficit de recurso humano es muy alto, por cansancio, porque están enfermos, porque hemos tenido unas cuantas bajas porque si en algo que pasó que no creíamos es la duración de esta pandemia. Nos engañamos porque en Europa duro menos, en Asia todavía menos y la verdad en América se convirtió no solo en el epicentro, desde Canadá hasta Tierra del Fuego, sino que además lleva una permanencia muy fuerte”.

Compartir Nota