Luciano
Top
Image Alt

CRECER CON SABOR VENCIDO

  /  Política   /  CRECER CON SABOR VENCIDO

CRECER CON SABOR VENCIDO

 

 

Grave denuncia por la venta de módulos alimentarios

Una denuncia sacudió al Ministerio de Desarrollo Social. Se reveló que una gran cantidad de alimentos pertenecientes al programa fueron encontrados vencidos. Estos alimentos estaban en posesión del Ministerio cuando Jazmín Macchiavelli asumió su cargo.

La concejal Daniela D’Amico se acercó al Ministerio de Desarrollo Social y presentó pruebas contundentes sobre la venta de alimentos que en principio estaban destinados a familias vulnerables. En lugar de escucharla, Macchiavelli la echó de manera agresiva. Tras este incidente, D’Amico expuso la situación durante una sesión del Concejo Deliberante.

Los informes indican que al menos dos panaderías en Río Gallegos, “Libertad” y “DaraK”, poseían grandes cantidades de harina “Purísima” vencida, cuyos lotes coincidían con los del programa “Crecer con Sabor”. Un control bromatológico realizado esta semana confirmó la coincidencia de los lotes. El acta de infracción y decomiso detalló que la panadería “Darak”, ubicada en la calle Santa Fe, tenía 40 paquetes de harina leudante “Pureza” con número de lote 16 y con fecha de vencimiento 06-04-2024.

Además, se encontraron otros productos en igual situación. Entre ellos, salsa de tomate marca “OKEY”, elaborada el 20-08-2023 y vencida el 06-04-2024, que se utilizaba en la elaboración y venta de catering.

Esta situación plantea dos posibles escenarios: o los alimentos almacenados en el depósito del Ministerio de Desarrollo fueron vendidos, o se regalaron a ciertos comercios o allegados. Lo cierto es que, dado que los productos aún no habían caducado al momento de asumir la actual ministra, podrían haber sido distribuidos a personas en situación vulnerable.

Es importante recordar que, con la asunción de Claudio Vidal, el Ministerio de Desarrollo Social cesó la distribución de ayudas y módulos alimentarios, despidiendo a decenas de trabajadores. Esta medida provocó un gran descontento entre los merenderos, que diariamente buscan maneras de proporcionar alimentos a las familias hambrientas en distintos barrios de la capital.