Top
Image Alt

BAJÓ MUCHO EL CONSUMO DE CARNE

  /  Economía   /  BAJÓ MUCHO EL CONSUMO DE CARNE

BAJÓ MUCHO EL CONSUMO DE CARNE

El consumo de carne es el más bajo de los últimos 100 años.

La Argentina es el país que más carne de vaca consume en el mundo, pero ante la preocupante situación económica, los números comienzan a contar otra realidad.

 

Por gusto, elección o necesidad, los argentinos estamos consumiendo menos proteína vacuna, llegando  a un mínimo histórico con (solo) 45 kilos en promedio por habitante anual. Esto es un 12 por ciento menos que el año anterior.

Para entender mejor las razones, Damián Di Pace, Economista y Agustín Suarez de la Asociación de Trabajadores de la tierra (Organización de campesinos y productores independientes) nos intentan explicar las posibles causas, que varían entre gustos y economía.

Damián Di Pace comienza explicando que desde la economía, el factor más importante es la pérdida del poder adquisitivo: “Llegamos a  pérdidas de 40 por ciento en relación a la inflación”, y agrega que “Los números indican que los precios al consumidor se elevaron, y quedaron muy lejos de lo establecido en el Presupuesto 2021. Nuevamente, los salarios correrán de atrás y perderán”, resume.

“La batalla entre salarios e inflación es de largo relato en una historia nacional que siempre termina igual. Por momentos, puede dar la sensación de que la brecha se achica, sin embargo, a la larga, la economía se encarga de poner las cosas en su lugar nuevamente” sintetiza el economista.

Desde la perspectiva productiva,  Agustín Suarez presagia un combo de posibles explicaciones: “La zona ganadera disminuyo y la necesidad es mayor; se produce ganadería sobre menos campo, y el poco terreno disponible precisa de mayor tecnología (feed lot) con altísimos costos de producción. Esto lleva a que  la carne sea más cara dado que  los costos siempre son en dólares y por su posterior venta en pesos.  Por último, y no menos importante es la  concentración de la producción en pocas manos”.

 

Pollo y cerdo

La suba del precio de la carne vacuna, llevo al consumidor a buscar otras alternativas más accesibles. Entre ellas el pollo, que tuvo aumentos en su valor, pero significativamente menor. También se noto aumento en la adquisición de carne de cerdo, cuya demanda marco un 28 por ciento más que la del año anterior, y sigue siendo más accesible que la carne vacuna.

 

Veganos y Flexitarianos

Otro factor es la cada vez más imperante población vegana, que creció de 9% a 12% en 2020 en Argentina. Además existen los flexitarianos, que son las personas que basan su alimentación en frutas, verduras, legumbres, cereales, frutos secos y semillas, PERO en ocasiones consumen carne.

Todos estos factores podrían al menos intentar explicar el aumento en el precio, y la consecuente baja histórica en el consumo, pero son muchas más las teorías que intentan explicar que se debe hacer para regular el valor de mercado interno. En los próximos días se prevén más medidas nacionales (además de la de cese de exportaciones por 30 días), para intentar bajar los precios.

Compartir Nota