Top
Image Alt

MADE IN CHINA

  /  Sociedad   /  MADE IN CHINA

MADE IN CHINA

“Las vacunas chinas no muestran buenos resultados”

Luis Schang, es profesor e investigador científico, especialista en virología. Vive en Estados Unidos y allí lleva adelante investigaciones de las distintas vacunas contra el coronavirus que se desarrollaron desde el comienzo de la pandemia. Además, realiza estudios sobre antivirales de amplio espectro para determinar si resultan eficientes contra el SARS COV2.

 

El científico nos cuenta los avances en los tratamientos para evitar el virus y sobre los diferentes tipos de estudios que se vienen realizando en estados Unidos para apoyar mejorar la calidad de vida y terminar con la pandemia.

 

-Un estudio argentino que fue publicado por el grupo editorial The Lancet, aporta evidencia de la actividad antiviral significativa de la ivermectina contra el coronavirus. En medio de la polémica por el uso de este antiparasitario, rechazado por gran parte de la comunidad científica, los resultados de este análisis abren aún más el debate. ¿Es eficiente la ivermectina para prevenir o tratar el COVID 19?

-La ivermectina no está aprobada para la prevención o el tratamiento del COVID-19. Se necesitan pruebas adicionales para determinar si puede ser apropiada para este tipo de virus. Las tabletas de ivermectina están aprobadas en Estados Unidos para el uso en seres humanos en el tratamiento de algunos parasitos y las formulaciones tópicas de ivermectina están aprobadas para uso humano, solo con receta médica, para el tratamiento de parásitos externos como piojos y condiciones de la piel como la rosácea. No tiene actividad benéfica probada y por ahora, no hay estudios científicos que demuestren que sirve contra el coronavirus.  Considero que es contraproducente su uso en este sentido porque crea una sensación de seguridad que afecta al comportamiento y aumenta la posibilidad de infección.

 

– ¿Cuáles son los tratamientos probados para tratar el virus?

 

-Las vacunas. En este tiempo se lograron tres tipos: con ARN mensajero (Pfizer, Moderna), con Adenovirus (Sputnik , Astrazeneca, Cansino) y con virus inactivos (Sinovac y Sinopharm).

Las inactivas no son efectivas. Los países que la utilizaron están teniendo inconvenientes para parar los contagios, caso Brasil o Chile, y ahora puede que sea necesaria una tercera dosis. Las otras funcionan bien y están revirtiendo favorablemente la cantidad de contagios.

 

-¿Cómo hizo Estados Unidos para descender casos y empezar a llevar una vida mas cercana a la normalidad que conocíamos?

 

-En EEUU se probó que el número mágico para el descenso brusco de casos es 50. Si se vacuna al 50 por ciento de la población con una dosis de una vacuna con ARN mensajero o adenovirus, se comienza a vislumbrar la luz al final del túnel.  

En Argentina llegaron al 33 por ciento, cuando lleguen al 50 la situación cambiara drásticamente. Veo que las últimas semanas las inoculaciones diarias bajaron, deberían levantarlas para ver cambios importantes. Pero están en camino.

Es un tema de urgencia y habría que asegurarse que llegue a la gente lo más rápido posible. Hay que moverse tan rápido como sea posible. Si tienen las vacunas deberían ampliar horarios y lugares para inmunizar.

 

Compartir Nota