Luciano
Top
Image Alt

YCRT Y EL ABISMO

  /  Política   /  YCRT Y EL ABISMO

YCRT Y EL ABISMO

Una decisión polemica del gobernador de Santa Cruz arroja a la empresa estatal al borde del abismo, mientras se desvanece la esperanza de una solución sin pérdidas.

La reciente aprobación de la ley bases, que incluye la privatización parcial de Yacimientos Carboníferos Río Turbio (YCRT), ha desatado una ola de críticas y cuestionamientos hacia la gestión del gobernador de Santa Cruz, Claudio Vidal. Sus declaraciones justificando esta medida han sido recibidas con escepticismo y descontento por parte de diversos sectores de la Cuenca Carbonifera.

 

En su intervención en el programa “La Máquina del Tiempo”, Vidal defendió la decisión argumentando que era “la única alternativa” para evitar el cierre o la privatización total de la empresa. Sin embargo, esta afirmación carece de fundamento sólido y oculta una serie de interrogantes sobre las verdaderas motivaciones detrás de esta medida.

 

Resulta inquietante que el gobernador no asuma ninguna responsabilidad por la situación actual de YCRT, atribuyendo los problemas históricos de la empresa a la falta de conciencia y responsabilidad en el pasado. Si bien es cierto que los problemas de la empresa no son recientes, la falta de una gestión efectiva y transparente en el presente también ha contribuido a agravar la crisis.

 

Es especialmente preocupante la falta de transparencia en el proceso de toma de decisiones. Vidal menciona reuniones previas en las que se discutió el futuro de YCRT, pero no ofrece detalles sobre quiénes participaron en estas negociaciones ni qué alternativas se consideraron realmente. Esta falta de claridad genera sospechas sobre posibles intereses ocultos detrás de la privatización parcial de la empresa.

 

Además, la premura con la que se ha impulsado esta medida plantea dudas sobre la verdadera urgencia de la situación. ¿Realmente no había tiempo para explorar otras opciones que pudieran garantizar la viabilidad de YCRT sin recurrir a la privatización parcial?

 

Es fundamental que se esclarezcan todas estas interrogantes y que se garantice la participación de todos los sectores involucrados en el debate sobre el futuro de YCRT. La privatización parcial de la empresa no debe ser vista como la única salida posible, sino como una medida que requiere un escrutinio riguroso y una evaluación exhaustiva de sus implicaciones a largo plazo.